La voz y la locución

0 51

Por Carlos Julio Féliz Vidal

La voz humana es la materia prima para hacer locución.

La locución implica una acción, la de hablar.

El habla es una propiedad biológica y fisiológica en la que intervienen un conjunto de órganos.

Hablar va más allá del plano biológico, al requerirse códigos que vienen dados por la cultura, que permiten transmitir mensajes que pueden ser comprendidos por una comunidad de hablantes.

De ordinario, el locutor emite mensajes a destinatarios indeterminados, que conforman una masa de oyentes en el seno de una sociedad históricamente determinada, de ahí que se le considere como un comunicador social.

Los medios de comunicación masivos quedan regulados por pautas nacionales e internacionales, que condicionan el uso de la voz, que influyen en la responsabilidad jurídica, política y moral de lo que se dice, dado el influjo que ejerce la comunicación en la conciencia social.

La voz acerca y aleja, motiva y deprime, bendice y maldice, alaba y crítica, es fuente de vida y de muerte.El poder de la voz supera el de las armas, trasciende las fronteras del tiempo y hace desaparecer las distancias.

Nunca como ahora, la voz humana ha tenido tantos canales para expresarse, hacerse sentir e influir en la vida humana.Los hombres y las mujeres que hacen de la voz un instrumento para el bien social llenan al mundo de esperanza; los que utilizan la voz para promover el odio y la discriminación siembran valles de muerte y desolación.

Un buen locutor es más que dicción, entonación y fluidez, es más que garganta, cuerdas vocales, lengua, boca, vías respiratorias y diafragma; es más que técnica y cultura; es sobretodo, un profesional que reconoce que su voz es un medio que puede ser colocado al servicio de las mejores causas humanas.

Comentarios
Loading...